lunes, 14 de septiembre de 2015

Entrevistas ateas: Cristhian Meneses



Esta es la décimoprimera entrevista de la serie de perfiles ateos.

Cristhian Meneses es un actor y autor colombiano; ha escrito varios guiones tanto de teatro como de cine, y es autor de varios libros, entre los cuales cabe destacar el más reciente,
Notas rebeldes para un mundo sumiso, que le valió un Premio Leonelda en la categoría Social, por su aporte a la sociedad.

David Osorio: ¿Hace cuánto y cómo volviste a ser ateo?

Cristhian Meneses: No tuve que volver, porque me mantuve incrédulo al observar los hechos de la vida. Me gusta mucho esta pregunta, ya que muchas personas no se detienen a pensar algo simple: la única razón por la que creen en algún dios es porque fue una creencia inculcada que desplazó la no creencia inicial, pero nunca es por alguna prueba. La mayoría creerá en el dios que domina su espacio geográfico o que reina en la mesa de noche o pared de sus casas. Algunos cambiarán ese dios más tarde, con la misma ausencia de fundamentos y hechos, pero con la misma convicción de que están en lo correcto, con la misma arrogancia de que todos los demás son dioses falsos, que todos los demás están equivocados pero, por supuesto, sin la más mínima evidencia para afirmar todo eso. En mi caso, a pesar de lo cerca que siempre estuve del fenómeno religioso, nunca pude ser convencido de dichas ficciones, ni siquiera el Todopoderoso pudo influir para que fuera de otro modo.

Nací escéptico, y aún lo soy, nací ateo, y aún lo soy, mi entendimiento de la realidad y mi honestidad con los hechos y evidencias no me han permitido cambiar esa sinceridad ante la vida.

David Osorio: ¿Cuál es tu mito favorito sobre el ateísmo?

Cristhian Meneses: La mala educación que enseña, sin vergüenza alguna, que no podemos ser buenas personas, ni somos dignos de confianza, por no creer en dios.

David Osorio: ¿Qué es lo que más disfrutas de no creer en ningún dios?

Cristhian Meneses: Que me permite aceptar las realidades como van presentándose. Me otorga un entendimiento claro de todas las mejoras que nosotros como especie debemos lograr, para moldear un lugar mejor que ese que nos recibió al nacer. No creer en dioses permite ser más abierto a reconocer que las especies que habitamos este hogar azul, sin culpables o salvadores inexistentes, somos los creadores de las situaciones diarias. Sólo nosotros podemos salvarnos: de nosotros.

David Osorio: ¿Qué sitios ateos/escépticos/de divulgación recomiendas? ¿Alguna razón particular?

Cristhian Meneses: Me gusta mucho el blog de Sam Harris, ya que es uno de los personajes que considero más lúcidos en la actualidad. Lo considero un maestro, y fue un honor y alegría recibir su respuesta cuando le escribí, por motivo de algo que agregaría a mi libro. Sin Dioses es otro sitio web genial. Es uno de los más importantes en nuestro idioma. Lo conocí hace muchos años, comencé participando en la sección 'Frases de nuestros visitantes', y luego me convertí en colaborador con artículos que están disponibles en 'Examinando las religiones'. También recomiendo tu blog, De Avanzada, por supuesto, tanto el nombre como la imagen de presentación son bastante pertinentes. Me gustan Why Evolution is True, Órbitas Científicas, Magonia, Naukas, Talk Origins, Creation Science Debunked, The Skeptics Guide to the Universe y la Fundación Richard Dawkins para la Razón y la Ciencia… así para no extenderme tanto.

David Osorio: Define "religión" en una frase.

Cristhian Meneses: Es un fenómeno social bastante complejo que insulta la inteligencia, un obstáculo que nació como intento de explicación, para luego convertirse en la negación de las explicaciones comprobables, en la asesina del maravilloso mundo del conocimiento.

David Osorio: ¿Qué es la fe y qué piensas de ella?

Cristhian Meneses: La fe es un vicio que consiste en creer algo sin evidencia. Es esconderse de las verdades. Es un obstáculo para el buen desarrollo, para pensar críticamente, para reconocer los grandes aportes de la ciencia.

La fe permite que gente inteligente en muchos ámbitos, brille por su irracionalidad e ignorancia cuando se llega al tema de las creencias. Ese es uno de los daños más grandes de la religión: hacer que gente inteligente crea en cosas absurdas. Es una disonancia cognitiva muy recurrente.

David Osorio: ¿Qué es lo peor de la religión?

Cristhian Meneses: Lo peor es que se une con los poderes políticos y comienza a imponer toda su estreñida e inmoral forma de ver el mundo, pretendiendo que los demás nos quedemos con los brazos cruzados. La religión hace que personas buenas puedan actuar mal, solo por cumplir con su creencia. Mantiene enfermos a sus fieles con temor e ignorancia, mientras les enseñan a adoctrinar niños para seguir su juego de discriminación constante.

David Osorio: ¿Qué hacer con el problema religioso de Colombia?

Cristhian Meneses: Formar en el pensamiento crítico desde la escuela. Dirigir la atención al estudio de la ciencia, el entendimiento y reconocimiento de la misma. Para enfrentar el problema religioso, debemos seguir denunciando, precisamente, las razones que lo convierten en un problema tan grande, hasta ser escuchados en debates públicos televisados (reto que siempre he hecho y que dejé abierto en mi libro), conferencias en escuelas, colegios y universidades… en cualquier espacio de audiencia masiva que ayude a este propósito.

David Osorio: ¿Tienes alguna anécdota relacionada directamente con tu escepticismo que nos puedas compartir?

Cristhian Meneses: Tengo muchas, pero elegiré la que se ha repetido bastante, y si me permites, agregaré otra:

1) Muchas personas que me han elogiado, que me han considerado buena persona, amoroso, inteligente, cordial, colaborador… cuando se han enterado que no creo en dioses, han creado un muro de rechazo. ¿Y qué hice? Pues nada. Lo único nuevo fue que ellos se enteraron de ese dato. Sigo siendo lo que ellos calificaban como “un gran ser humano”, y cada día intento ser una mejor versión del ser que fui ayer. Sin embargo, al leer una crítica fuerte hacia sus creencias, o al darse cuenta, después de tanto tiempo, que no creo en Dios, muchas personas ahora ven a ese “gran ser humano”, como “inhumano”, “sin esperanza”, “malvado” y “condenado”. Reír para no llorar.

2) Y esta es muy graciosa: En un parque estaba trabajando un charlatán, un embaucador de incautos, una fusión entre Deepak Chopra, un cura, un chamán y un pastor. Él afirmaba hablar con muertos, hacer sanaciones, ver el futuro, entre otras mentiras más. Como muchos han presenciado, la gente rodea a esta gente, y el espectáculo continúa su marcha. Me acerqué y vi a una señora llorando, por eso, aunque estaba acostumbrado a ver esos actos, ese día fue diferente, debido al llanto de la señora: intervine. Ella lloraba porque el tipo le decía cosas de su hijo muerto, entonces después de ese acto, me paré en el centro, le dije que usara sus poderes espirituales y contacto con Dios, pero conmigo. Como era de esperarse, no dijo nada coherente, y debido a mi reacción, se puso nervioso. Entonces le dije que hiciera un conjuro para que me desmayara o me muriera allí mismo. Se enojó y aceptó. Empezó a hablar sin sentido ni coordinación (lo que llaman: “en lenguas”), me rodeó con una especie de danza y cinta indígena, y me gritaba con las manos arriba. Yo hice un gesto de dolor de estómago para ver su reacción, entonces el púbico se asustó, y él dijo "Eso es por desafiarme". Levanté la cara y les mostré que no pasaba nada. Les dije que no creyeran es esas manipulaciones, pues solo teníamos un mundo natural. Entonces el señor dijo que no me había pasado nada porque mi fe en Dios era fuerte, o porque algunos dioses me protegían… Allí le respondí que ninguna de las dos opciones era cierta, porque yo era escéptico y ateo. Algunos de los presentes se empezaron a reír, el señor recogió sus cosas y se fue.

Al día siguiente lo vi en otro parque, alimentando las fantasías del público que asistió para ser engañado con gusto.

David Osorio: En tus palabras, ¿qué es el laicismo y por qué es importante?

Cristhian Meneses: Es un arma valiosa de cordura para lograr la separación de la iglesia y el Estado, logrando así, frenar en buena medida la violencia y el salvajismo religioso. Es muy importante porque permite una cultura más abierta a las libertades y derechos. Permite un progreso bastante deseable en las sociedades. Quiero ilustrar la importancia de esta forma: actualmente el cristianismo no asesina, viola, ni tortura como hace siglos… no porque sea una doctrina que lo impida, ni porque esas enseñanzas de destrozar al que no crea o disienta se hayan borrado, allí siguen en la Biblia; la razón por la que no lo hace es porque se separó el Estado de la iglesia, porque se les quitaron las aprobaciones para hacerlo.

Por otro lado, el islam hace hoy lo que hacía el cristianismo en su matrimonio con el Estado. El islam, hijo del cristianismo, que a su vez es hijo del judaísmo, cuenta con el patrocinio del Estado para seguir sus cruzadas de destrucción y miseria. El islam es el verdadero cristianismo (el del medioevo), aplicado en nuestros días.

David Osorio: Eres de Convención (Norte de Santander). ¿Qué tan religiosa es esa zona del país?

Cristhian Meneses: Es exageradamente religiosa, al igual que toda la provincia de Ocaña. Y con "exagerado" no me refiero a un porcentaje, sino a un alto grado de incongruencias y ausencia de argumentos para enfrentar el tema, a tal nivel que ven cualquier crítica a la religión como un abuso, mientras que los verdaderos abusos, situándonos en este contexto, no son denunciados con tanto furor, especialmente si vienen de su doctrina.

Esos son unos patrones socioculturales de la religiosidad, elevados por el adoctrinamiento: 1) no aceptan crítica, no la analizan, 2) niegan los argumentos, pruebas y hechos en contra de lo que suponen creer, 3) y lo más curioso es, sin duda, que tú puedes ser mejor que ellos en muchas cosas, pero por no creer en lo que ellos creen, automáticamente tú te conviertes en el malo. No importa si el que te juzga es un borracho, machista, hembrista, vulgar, alguien que le pega a su pareja, que le es infiel, una señora que trata de "putas" a las jóvenes —cuando ella en su juventud no era muy reservada, y era hasta 'peor' de lo que señala—, lo que importa es que si tú no crees en sus galimatías, en sus imaginarios, y buscas el bien y el progreso, lo que te recordarán es que la condena a un tormento que el padre amoroso inventó, es para ti.

Así de incoherente es el sistema: puedes ser bueno sin creer en Dios, pero serás condenado, y tienes licencia para ser malo, creyendo en Dios, porque ya tuyo es el paraíso.

Su nivel religioso es comprensible, pues la religión se alimenta del miedo y el desconocimiento, y el mejor caldo de cultivo para el temor y obstáculo para la información, es un pueblo. Una ciudad no se salva, pero avanza un poco más en la adquisición de datos, acercándose más a la verdad, que es lo opuesto a la religión.

Ya saliendo de ese ámbito, tanto Convención como Ocaña cuentan con gente muy amable, trabajadora, y con un calor humano que te invita a nunca olvidarlos.

David Osorio: ¿Has sido discriminado en tu natal Convención y Ocaña, por ser ateo?

Cristhian Meneses: Sí, por supuesto. Tuve varios problemas cuando estudié; le temían a mis ensayos y artículos críticos. He sido censurado en todos los lugares que he vivido. Lo más reciente fue la discriminación y censura que sufrí a inicios del 2015. Publiqué un extracto de mi libro en la Asociación de Escritores de Ocaña y el sur del Cesar, y después que el secretario, Luis Eduardo Páez, me comentó en la imagen, diciendo que era "irrespeto", entre otras mentiras, le respondí con argumentos y hechos para mostrar su error y defender la libertad de expresión, lo que implicó la eliminación de mi publicación y del grupo, el bloqueo tanto de la página como del perfil del ejecutor de la censura. Por su ausencia de argumentos para debatir me bloqueó y finalizó con la eliminación de mi publicación y todo el material y tiempo invertido en la conversación, tiempo y material expuesto en un supuesto grupo de académicos, cuya descripción (que se demuestra es falsa por su censura) dice: “Grupo destinado a promover, impulsar y divulgar la actividad de los autores de la antigua Provincia de Ocaña y de su miembros”.

Como dato curioso, no puedo dejar por fuera un caso de insolencia bastante pintoresco. Un día después de eliminar mi publicación en la Asociación de Escritores de Ocaña y el sur del Cesar, debido a su ausencia de argumentos y razón, contando con el silencio de los directivos, el Sr. Páez tiene el descaro de publicar una imagen cuyo mensaje dice así: “Escribir es el único acto de libertad que nos queda”. ¡Vaya homenaje a la insolencia!

Luego le escribí al presidente de la Asociación, Jorge Humberto Páez, para comentarle y pedirle una voz de razón en el grupo, pero no le importó, su aval fue para la irracionalidad, por eso amplié la denuncia en otros medios y varios grupos y personas compartieron mi denuncia por tal injusticia.

Y te daré otro ejemplo nuevo, uno al que no le había dado tanta importancia, hasta que muchas personas me lo señalaron, y, según ellos (porque a mí ya no me sorprende), les molesta que mis trabajos no sean reconocidos. La primera semana de septiembre estrenamos para el mundo entero, en Youtube, mi nuevo trabajo actoral, bajo la dirección de mi hermano, Alejandro Meneses. Ya estamos en la mitad del mes, y ninguna página oficial de toda la provincia lo ha compartido en las redes, no ha hecho la referencia por ser de su misma región, en fin. Esto es irónico, y preciso decirlo acá, porque una foto simple o algún comentario trivial, sí es subido por esas páginas, para el consumo de muchos seguidores. Bueno, el videoclip es un homenaje a Muse, con la canción Aftermath.



Y lo interesante es que muchas personas de Convención y Ocaña sí lo han visto, sí lo han recibido, es decir, como individuos sí hay apoyo; son los grupos organizados que resaltan unas cosas, y otras no, por razones sin fundamento. De todas formas estamos llegando a todos los continentes, entonces que vean de forma despectiva algo porque es parte de mi trabajo, no afecta la realidad ni me sorprende. He ahí el dilema de la discriminación con daños colaterales.

David Osorio: Nunca pudiste aceptar la idea de un dios, ¿cómo era el ambiente en tu casa al respecto?

Cristhian Meneses: Mi mamá es la única que siempre ha mostrado incomodidad con ese tema, pero ha abierto su mente poco a poco, cada año. A mi papá eso no lo incomoda, y ninguno de los dos me ha prohibido lecturas o intentado adoctrinar. Como los seres pensantes y sinceros que son, saben que lo importante es ser buena persona e intentar aportar a la sociedad. A medida que han pasado los años, que he hablado y les he mostrado muchas cosas, ha sido más fácil, porque se han dado cuenta de varias fallas en la religión.

Sí me bautizaron, como muchos padres, creyendo que era algo bueno o necesario. Pero uno no puede evitar eso, por obvias razones de edad, pues no puedes opinar. La iglesia te cuenta en su agenda, pero no deja de ser solo agua y palabras insípidas al viento.

En mi colegio me obligaban a ir a misa, me prohibían muchas cosas. En las clases de ética imponían muchas lecturas religiosas, que son lo contrario a la ética, pero por ser un colegio cristiano católico, cada vez que me quejaba sólo ganaba más problemas.

David Osorio: Tomaste parte en la pastoral para pasar tiempo con tus amigos a pesar de no creer en las ridiculeces promovidas allí. ¿Qué es lo que más recuerdas de la pastoral?

Cristhian Meneses: La bondad de las hermanas, los chocolates que preparaban (una vez les dije que me hicieran un chocolate con la cara de Nietzsche, nos reímos como cinco minutos), la serenidad temporal. Mis intentos de poner un poco de razón en un ambiente de fe, de mostrar puntos fallidos en la idea de Dios, las semillas de duda que dejaba en cada encuentro, los paseos y el tiempo compartido con mis "amigos".

David Osorio: ¿Cómo fue la censura que te impusieron en la pastoral?

Cristhian Meneses: No me permitieron seguir cuestionando la figura histórica de Jesús frente a los mitos del Jesús bíblico. Se me prohibió hablar o preguntar acerca de otras religiones, en el sentido crítico, pues solo nos hablaban de ellas en el estricto sentido informativo. Si les mostraba la irracionalidad, en el hecho de que alguien bueno de otra religión debía ir al castigo eterno por creer, supuestamente en el dios equivocado, mientras ellos al mismo tiempo serían castigados en el infierno de la otra religión, y ambos en los infiernos de las demás religiones, solo recibía silencio, excusas sin sentido, cambio radical del tema, o un viaje nuevo a la rectoría.

Eso me fue alejando cada vez más, pero luego me decían que yo iba poco solo para mostrar "rebeldía", o que sólo me aparecía cuando había algún paseo a la piscina o al campo. Así les dijera las verdaderas razones — yo iba para pasar más tiempo con mis amigos (éramos niños), y me alejaba porque soy alérgico a las mentiras... pero ellos insistirían en sus suposiciones, obviamente así es que funciona el dogma religioso.

David Osorio: ¿Has convencido a algún amigo de la juventud de que dios no existe?

Cristhian Meneses: Pues realmente uno participa en el proceso, pero el convencimiento les ha llegado cuando han abierto su mente a la ausencia de evidencias para creer en un ser así, a las investigaciones, al problema del mal, las consecuencias de la idea de Dios.

Dicho esto, en esencia sí, sí he ayudado a que estén convencidos, pero lo logré con pocos de mis amigos de juventud (aunque aún somos jóvenes, jejeje). Ya con amigos o contactos después de la secundaria, sí ha sido más fructífero, porque han sido personas más abiertas al diálogo y a la razón.

Sin embargo, mi intención nunca ha sido que no crean en Dios. Mi intención es que fortalezcan el pensamiento crítico, el contraste de información y aceptación de los hechos, porque hay gente que no cree en Dios, pero cree en otras mentiras, cree en sistemas políticos muy dañinos, que guardan muchas diferencias (como que esa política sí existe), pero que coinciden en interferir, someter, imponer y nutrir el temor colectivo, para lograr sus metas. Ser ateo es un gran paso, sobre todo si estás bien informado y no caes en la incoherencia de heredar prejuicios religiosos (como el machismo o la homofobia), pero ser ateo no es suficiente. Lo más deseable es una mente escéptica, de allí parte la fortaleza de la ciencia. Yo lo que quiero es que construyamos un hogar más educado, respetuoso de los derechos civiles y las libertades, más amoroso. Ya luego algunos creyentes dejarán de serlo, y entenderán que Dios no existe, pero serán ellos los que puedan aceptarlo, por medio de las herramientas del pensamiento crítico y su comprensión de que somos nosotros quienes debemos salvarnos y ayudarnos.

David Osorio: ¿Has perdido a algún amigo por tu racionalidad?

Cristhian Meneses: Sí, bastantes. Y eso venía incrementado con el paquete del activismo. Lo irónico es que eso ha demostrado que en realidad no eran amigos. He perdido a varios que quiero mucho, por los que daría y haría muchas cosas, a quienes no les hice daño ni les deseo las barbaridades que me han deseado.

David Osorio: A los 19 años escribiste tu primer libro, Vamos a hacer el amor, ¿de qué trata?

Cristhian Meneses: Mi primer libro lo escribí a los 12 años. Lo que pasó fue que a los 19 quise editarlo e hice una versión para teatro, la cual yo mismo protagonicé y llevé a cabo con varias compañeras de mi carrera docente. Así nació Vamos a hacer el amor, una mezcla entre un drama que escribí a los 12, y que uní con un nuevo proyecto a los 19. Es la historia de Kevin, un personaje que quería salvar el mundo, pero el mundo no le abría la puerta. Quería mostrar que hacer el amor es crear caminos de cordialidad, moldear futuros basados en el razonamiento, dejar las disputas por temas que no fueran profundos, cambiar dioses por admiración a la naturaleza y propuestas, para que entre todos, sin divisiones ideológicas, pudiéramos formar un mundo más digerible que el que nos tocó.

David Osorio: ¿Cómo fue la recepción del libro?

Cristhian Meneses: Nunca lo publiqué. Al ver que la recepción de la obra fue buena, pero con interpretaciones erróneas en el tema que planteé de los dioses, quise dejarlo en guión para teatro y, al igual que otros libros, nunca vio la luz de la publicación. Solo tengo dos libros publicados, los demás los guardé o los descarté.

David Osorio: ¿Cuál fue la crítica al libro que mejor recuerdas? ¿Por qué?

Cristhian Meneses: Hubo dos muy interesantes: a) Señalaron que era una obra original y profunda, combinando drama y comedia, que tenía éxito explicando que el amor es el lenguaje que traspasa fronteras, bloqueos y ataduras… como la música. La recuerdo porque varios profesores coincidieron con esa apreciación, y fue emitida antes de darnos el premio como mejor obra y mejor actor protagónico de ese evento.

b) Y esta la recuerdo por la ironía que le concierne. Una de las ediciones que le hice a la versión para teatro, fue agregar la simbología de dioses, ya que nos presentamos en mi lugar de estudio, la Escuela Normal Superior, y así el mensaje llegaría más. Con lo que no contaba era con que algunos lo tergiversarían para asumir que era su Dios. Usé a Baco, a Cupido, y a la naturaleza como Dios (en una escena hablaba con la naturaleza como si fuera Dios), pero todo con el fin de mostrar que lo que interesaba, en últimas, era el amor, y que ese nos una en todo lo que lo demás nos separa. Pero muchos reseñaron: “Me gustó esta obra, la actuación, el mensaje universal del amor, y sobre todo la invitación a no olvidar a Dios”. Ese final no lo decía en mi obra, ellos lo asumieron porque interpretaron el panteísmo de Kevin (mi personaje) en algunos momentos, como su teísmo, y aunque les expliqué, varios quedaron con la idea equivocada. Desde allí dije que no usaría más ese estilo, y que cuando participara en algo que toque temas sobrenaturales, sería solo para mostrar su irracionalidad, o interpretando a un personaje en mi carrera de actuación, siempre y cuando no sea para proselitismo. Por ejemplo, hace años fui parte del elenco de Maleficio y allí di vida a un personaje de una serie que habla de temas sobrenaturales.



David Osorio: Casi 10 años después escribiste Notas rebeldes para un mundo sumiso. ¿En qué se diferencia de tu primer libro?

Cristhian Meneses: Diferencia: Mi nuevo libro no es de ficción, por lo tanto, cuando hablo de dioses y religiones, los manejo como los mitos y daños que han sido. Parecido y punto de encuentro: Continúo haciendo énfasis en que sólo nosotros, los seres naturales y reales que vivimos en este planeta, por medio de la razón y el amor, debemos colaborarnos y salvarnos… de nosotros. Mis posturas siguen igual, solo que en la obra de teatro le daba un poco de espacio a un pensamiento panteísta, pero porque estaba narrando la historia de un personaje que, a su vez, tenía pensamientos que yo comenzaba a profundizar a los 12 años.

David Osorio: ¿Cuál fue tu evolución mental entre ambos libros?

Cristhian Meneses: Profundicé en mi honestidad intelectual. Cada día intento ser más claro y directo, mantenerme en buena relación con la realidad, a pesar de los riesgos y dificultades en estas sociedades tan evasivas con la verdad. Me di cuenta que la diplomacia sólo crea más confusión en los receptores, lo que quita peso al planteamiento del emisor.

David Osorio: ¿Cómo ha sido la recepción del segundo libro?

Cristhian Meneses: Como siempre, hay de todo un poco. Pero en términos generales, para Notas rebeldes para un mundo sumiso, la recepción ha sido muy buena. Las críticas negativas han surgido de gente que ni siquiera lo ha leído, solo se sustentan en los extractos y publicidad en la red, o en crear falacias para atacarme o atacar el libro cuando hago una publicación que no les gusta, así el tema no tenga nada que ver con mi libro. Y bueno, como es de esperarse, nunca dan un argumento racional o una prueba para mostrar que esté equivocado.

Entre las críticas buenas, están las reseñas en Amazon, los mensajes a mi correo electrónico, a mi Facebook y Twitter. Van desde el agradecimiento por mostrarles una forma de pensar críticamente, hasta expresar que mis textos les han ayudado mucho en su vida y pensamiento.

David Osorio: ¿Hay alguna reseña de este libro que te haya quedado grabada?

Cristhian Meneses: Me han dicho que les ha servido como alivio a sus temores, que les ha ayudado a dejar prejuicios, los ha motivado a pensar e investigar más, para ser más bondadosos y darse cuenta que los que no creen en dioses, no son las malas personas que la pésima educación y tradición enseñan. Me ha quedado grabado porque a veces quiero dejar de preocuparme tanto por todo, de arriesgarme por gente e instituciones que buscan lo contrario al progreso.

David Osorio: Ganaste el Premio Leonelda por tu libro y tu aporte social con el mismo. ¿Puedes describirnos el momento?

Cristhian Meneses: La primera sorpresa fue saber que estaba nominado, ya eso era bastante extraño y agradable. Pensé que de allí no pasaría, pero mucha gente me dio su voto, las personas lo compartían, algunos se alegraron incluso más que yo y terminé ganando en mi categoría.

Recibí bastante apoyo, sobre todo de amigos nuevos, lectores, contactos que comparten conmigo en las redes, compañeros y amigas. Yo estaba muy calmado en la entrega de los premios, no imaginaba que mi nombre se usaría para llamar al ganador de la categoría Social. Fui con varios familiares, pero mi mamá y mi Morenita (mi esposa) no pudieron asistir; obviamente eso bajó un poco la emoción, porque me habría gustado y alegrado que ellas dos estuvieran.

David Osorio: ¿Cuándo y cómo entraste en contacto con el movimiento ateo/escéptico?

Cristhian Meneses: Como movimiento, tal vez desde el 2006. Ya tenía más acceso a Internet y pude ver videos o publicaciones de personas en esos grupos.

David Osorio: El actual proceso de 'paz' que adelanta el Gobierno con las Farc fue infectado por el privilegio religioso que se le ha dado a la Iglesia Católica (de hecho, parece que por instrucción de Santos, la bancada de Gobierno dejó hundir el proyecto de matrimonio igualitario para ganar el apoyo de la Iglesia en el proceso, y luego fue a esa misma Iglesia a quien se le confió el secreto de Estado de las víctimas que viajarían a La Habana, favoritismo que no ha recibido ninguna otra religión). Crees en una 'paz' que discrimina a la población LGBTI y que se alcanzó pisoteando los derechos de la población atea?

Cristhian Meneses: No habrá paz con discriminación, con saboteos intelectuales, con la paranoia de los que apoyan a los terroristas (o a los ositos cariñositos, para que el Presidente no se moleste). Es una ironía que una de las empresas más criminales de la historia (el cristianismo) siempre esté presente en estos procesos, y siempre hablan de paz, cuando su doctrina es solo guerra, discriminación y locura. Muchos desconocen la historia y la propia Biblia, por eso no tienen ni idea que su religión y Dios no buscan paz.

Incluir el cristianismo en procesos de paz, siempre ha sido un insulto y un chiste sin gracia. Y darle prioridad a la denominación católica, solo es una muestra de los vicios colombianos que quedaron de la invasión española. Y así celebran una supuesta “Independencia” el 20 de julio.

David Osorio: Al igual que yo, dudas del proceso de 'paz' del gobierno Santos. ¿Cuáles son tus motivos?

Cristhian Meneses: Para empezar, las Farc no reconocen sus delitos de lesa humanidad, sus violaciones reiteradas de derechos humanos, en fin, es que no aceptan que son terroristas, una organización patética de ideas obsoletas. Así no puede existir diálogo sincero. El Estado también se ha equivocado, y eso le da argumentos, hoy sin fundamento, para que muchas personas que apoyan directa o indirectamente el terrorismo, alimenten más el ego y la insolencia de los guerrilleros. El narcotráfico no se va a terminar, y de allí comen los paramilitares, los guerrilleros y el Estado, así como muchas bandas que seguirían como plagas, así un grupo guerrillero firmara una supuesta “paz”.

Con terroristas es muy difícil tener una conversación coherente. Por otro lado, los ciudadanos están muy divididos y cada vez razonan menos. Veo con decepción publicaciones de gente profesional que, sin vergüenza alguna, cada vez que pasa algo conflictivo, comienzan a escribir o compartir memes ignorantes culpando a Uribe, o hablando de su pasado y afines, siempre desviando la atención. Eso y mucho más, traen muchas dudas, porque esa división de Antiuribistas vs Prouribistas, Antiuribistas vs Petrolovers, Antisantistas vs Antiuribistas vs Petrolievers vs Chavistas, colombianos paranoicos antiimperio vs Pro paramilitarismo vs Proterrorismo de las Farc… nos lleva a ver las peores apologías en gente que se supone debería ser racional. Y si los profesionales son así, ni hablar de la gente del común. Por cierto, una página llamada así en Facebook es muestra de las pocas esperanzas para ver un proceso de paz, su irracionalidad no es lo malo, sino que cientos de colombianos publican sus tonterías y piensan como ellos.

En mi carrera como actor, he tenido la oportunidad de interpretar varios personajes complejos, uno de ellos fue un secuestrador, un terrorista (Edison). Allí se toca este tema de la paz, los diálogos y los conflictos de intereses. La secuestrada expone argumentos que deberían ser tomados en cuenta por el Gobierno colombiano, y por los ciudadanos que están sumergidos en pensamientos obtusos favoreciendo a la guerrilla solo para poder contradecir a la derecha, al súpervillano Uribe, y todo lo que viene en el paquete. Fe de vida es la película (un cortometraje) donde se muestra que la dignidad debe estar por encima del miedo, que perdonar es importante, pero no se puede olvidar. Guillermo Chávez, el director y guionista de esta pieza de cine, muestra en forma concisa una fe de vida que expone la verdad y la objetividad con la que se debe ver que, en sus palabras, "olvidar es impunidad y la libertad no vale nada sin justicia".



David Osorio: ¿Cómo le explicas a alguien que estar en contra del proceso de 'paz' no te hace uribista o de derecha? ¿Cómo rompemos ese maniqueísmo de Santos-proceso-paz vs. escépticos-guerra-Uribe, que deja a todas las voces independientes por fuera?

Cristhian Meneses: A estas alturas las explicaciones ya no sirven, y el por qué lo adelanté en la respuesta anterior. El país está tan dividido y lleno de apología al terrorismo, que explicarles es estéril. Los antiuribistas han llegado a un nivel tan bajo que defienden a los criminales con tal de llevarle la contraria a Uribe. Pues fíjate lo que pasó ahora en la frontera: se hacen deportaciones violando el derecho internacional, usando como excusa el paramilitarismo, mientras la guerrilla ha hecho lo que ha querido entrando y saliendo de un país al otro, sin consecuencias de deportación. Como los paramilitares están ligados a Uribe, ese maniqueísmo del que hablas procede rápido, no hablan de esa violación, sino de que Uribe los desplazó, que Uribe fue a toamrse la foto, que Uribe tumbó las torres gemelas… es que no hay raciocinio, aquí fluye más el odio por Uribe que buscar soluciones y atacar lo malo, venga de Uribe, de Santos o de los gobiernos populistas paranoicos que están destrozando el Continente, pero no solo en economía, sino con un grave daño en el cerebro de los seguidores.

Y existe gente que cree que es de izquierda, pero solo son extensión de la derecha. Puse el ejemplo actual de Venezuela y la frontera, porque muestra lo que quiero expresar: es más fácil idiotizar a la sociedad, que tratar de mostrarles que han sido idiotizados con cortinas de humo para desviar la atención del tema original. Es por eso que cada vez que se critique el intento de proceso de paz en La Habana (primer error: hacerlo en un sitio de apología terrorista), siempre te dirán “uribista” sin ser uribista, así como cuando critiques los gobiernos populistas, te dirán “uribista” o “uribestia”, mientras tratan de desviar la atención del problema central. Y me acaba de pasar, publiqué unas caricaturas geniales de EDO ilustrado (Eduardo Sanabria), uno de mis caricaturistas favoritos, donde con ingenio muestra las fallas políticas venezolanas y, en algunas, hace una comparación con Donald Trump. Uno de los pocos que aún se atreven a comentar tonterías en mi muro, para salir llorando luego, me llamó “capitalista, neoliberal”, que yo no era crítico, y otras ridiculeces de la sinrazón, que no muestran garantías intelectuales para que Colombia tenga un buen resultado y posconflicto coherentes. Y el posconflicto, vaya tema, ese es otro de donde se debe cortar mucha tela.

La explicación es sencilla, pero como dije antes, hay tanta ignorancia ahora, que no pueden ver algo tan simple: el enemigo de tu enemigo no es tu amigo. Estar en contra de las barbaridades de la supuesta “izquierda”, no te hace uribista, ni querer guerra.

David Osorio: Estás felizmente casado. ¿Comparte tu esposa el racionalismo? ¿Puedes contarnos un poco cómo se conocieron y qué perspectivas tienen de una vida juntos?

Cristhian Meneses: Claro, comparte el racionalismo, ella es la combinación de lo mejor de muchas mujeres, en una que se abriga con piel morena. Es muy inteligente y perseverante.

La conocí cuando me entrevistó para un trabajo en el sector educativo, ella era mi jefe. En un país en el que estaba incómodo, y sin estar ya atento a encontrar la mujer que soñé, resultó ser ella, frente a mí, viéndola todos los días sin notarla en el sentido de la construcción que siempre deseé. Y así, al darme cuenta que ella era, después de pasar tiempo conociéndola y estudiando sus encantos y capacidades, finalmente fue mi novia, la única que tuve, y yo, su novio, el único que tuvo, tal como ambos lo habíamos querido, y luego me dí cuenta que no era cómo la esperé, ¡era y es mucho mejor de lo que yo imaginaba! Hace poco nos casamos, y el resto es historia, una muy particular.
Deseamos crear fundaciones para ayudar por medio de la educación y la cultura. Queremos aportar mucho al mundo, son muchas nuestras perspectivas para unir fortalezas y ayudar siempre que tenemos la posibilidad. Hemos logrado bastante, pero es más lo que nos falta; lo de las fundaciones se ve más difícil cada día, por las situaciones políticas que vivimos en Suramérica, pero continuamos creciendo individualmente, para unirlo en pareja, y para seguir entregándolo en nuestro hogar azul.

Varias de estas perspectivas que compartimos, las he expuesto en un guión que escribí para cine. El título es Antes de morir. La película aún está en preproducción y yo tuve que ceder mi personaje para poder hacer otras cosas, pero parte de la banda sonora ya la lanzamos en el 2014, allí sí pude hacer parte del videoclip porque estaba disponible.



La letra de la canción es de la autoría de Iván Noel, quien la escribió con base en mi guión. Allí podrán escuchar algo más de lo que ya expuse en esta respuesta, visiones y esfuerzos que fortalezco con mi Morenita (mi esposa, Sanny), sabiendo que poco a poco, La luz se esparcirá.

David Osorio: Al volver por la senda de la razón, uno asimila que lo que hacen los creyentes tiene tanto sentido como si hablaran con su secador de pelo o le rindieran culto a Pinocho; sin embargo, al vivir en una sociedad supersticiosa hasta la médula, ¿crees que uno desarrolla una especie de tolerancia frente a la irracionalidad religionista, que no le concede a otras formas de irracionalidad igual de ridículas pero menos peligrosas? ¿Qué hacer en ese caso?

Cristhian Meneses: Adaptarse es común, y además es necesario hacerlo siempre mostrando su equivocación, mostrar las fallas de esas expresiones irracionales, para así poder entablar una conversación acerca de las mismas; si no, terminarán destruyéndote porque hacen mucho ruido.

Lo único que no se debe tolerar es la intolerancia, y en las creencias hay muchas, ligadas con arrogancia. Lo que debemos hacer es, sin duda, 'alfabetizar' a la gente en este contexto del razonamiento, para que por fin comprendan que el respeto es para las personas, no para las ideas o creencias. Se respeta su derecho a creer, pero no la creencia que expresen, y así como tienen derecho a creer cualquier cosa, también está el derecho a criticar cualquier cosa.

David Osorio: Hay quienes creen que los titulares políticamente correctos y 'progresistas' del Papa importan más que las cavernícolas y ridículas políticas de siempre de la Iglesia que vienen ocultas en sus palabras. ¿Tú qué opinas? ¿Debemos agradecer al Papa que se oponga al cambio climático a pesar de que lo hace a la vez que ataca los derechos sexuales y reproductivos?

Cristhian Meneses: La gente vive y se alimenta de incoherencias, se complacen en el autoengaño. El Papa se contradice en cada intervención, y es que así es el sistema en los sectores de los que viven de filosofías obsoletas y afirmaciones falsas. El papa habla del cambio climático, pero la religión de la que es líder ordena, por medio de su Dios y escrituras, aportar más al daño del mismo. Fuimos creados para señorear todo lo que nos rodea, para usar plantas y animales como súbditos, para darle hijos a Dios, reproducirnos sin control, eso lo dice Dios, y ahora va a venir el Papa a hablar como el populista conservador que es, y seguir reclutando ingenuos, por favor. Fíjate lo que dice de los homosexuales, de los divorcios, del trato hacia los niños por parte de los padres, etc. Es un festín para un show de comedia, un descaro, y con la Biblia en mano para que nos demos cuenta... pero como no leen y, peor, como no quieren pensar, ahí vamos.

Sin embargo, lo que más me preocupa es que el éxito de este Papa ha sido tan grande, que muchos ateos, sí, que no saben dónde están parados, lo adulan y suponen que es alguien 'diferente'. ¿Qué tan bajo razonamiento se debe tener para caer en las estratagemas estas? El del ser humano promedio, el que prefiere creer, porque pensar sí requiere trabajo, honestidad y estudio.

David Osorio: En toda tu trayectoria escéptica, ¿cuál ha sido la forma de irracionalidad más descarada que has presenciado en el Estado?

Cristhian Meneses: El adoctrinamiento sistemático de niños en las escuelas. Por eso la historia de absurdos y bajo razonamiento se repite. La religión es el bullying más antiguo, pero pocos se atreven a denunciarlo, por su ignorancia y comodidad.

David Osorio: ¿Cuál consideras que ha sido el Gobierno menos irrespetuoso con el laicismo? ¿Cuál el más?

Cristhian Meneses: No podría mencionar uno, todos han sido irrespetuosos en su momento. No veo un avance grande como para elegir el "menos irrespetuoso", y un ejemplo es que desde la Constitución del 91 se debería haber mejorado, pero es que acá las mejoras son en el papel, de laico solo tenemos el nombre, y los pequeños avances son muy lentos y a como si fueran limosnas o favores de caridad arrogante.

David Osorio: ¿Cuál es el logro del que estás más orgulloso? ¿Por qué?

Cristhian Meneses: Que mantengo mi honestidad y voluntad en cualquier circunstancia y, aunque no tengo mucho, siempre logro ayudar con lo poco que tengo al alcance.

David Osorio: Persona a quien admires mucho, ¿por qué?

Cristhian Meneses: A Sam Harris. Es un ejemplo de honestidad intelectual, preocupación por el avance del pensamiento y enfrentamiento constante contra las doctrinas que más dañan nuestra convivencia como especie en un punto simple del inmenso universo. Su oratoria, su serenidad, su capacidad crítica, su sinceridad... eso lo hace un ser admirable. Lo considero un maestro, y fue genial el día que nos hablamos por e-mail, desde entonces he aumentado mi estudio acerca de él, y lo admiro más.

David Osorio: Háblanos de tu libro favorito. 

Cristhian Meneses: Mi libro favorito contiene grandes textos de grandes mentes, inicia con un preámbulo exquisito de Christopher Hitchens, otra mente lúcida de mi admiración. El libro está compuesto de aportes que provienen de Lucrecio, Charles Darwin, Mark Twain, Steven Weinberg, Carl Sagan, Albert Einstein… muchos personajes interesantes más y, entre ellos, la genialidad de Bertrand Russell y Sam Harris. Estoy hablando de The Portable Atheist, que fue traducido, en el libro que tengo, como Dios no existe.

Pero no es mi favorito porque hable de la evidente ausencia de dioses, sino porque es una recopilación de intelecto, de honestidad investigativa y observable, que fluyó de diferentes científicos, escritores y pensadores, en sus diferentes épocas y especialidades.

David Osorio: ¿Qué estás leyendo en este momento?

Cristhian Meneses: Comer sin miedo, de José Miguel Mulet. Acabo de empezar a leerlo, y ahora que tuvo ese reprochable incidente, que fue amenazado y sabotearon su charla en la Universidad Nacional de Córdoba, Argentina, debido a los ignorantes que se oponen a los transgénicos, los irracionales de oficio, los New Age de revolución trasnochada, los ignorantes anticiencia de conspiranioa latente… tengo más ganas de leerlo. José Miguel no pudo presentar este libro, Comer sin miedo, ni ilustrar con ciencia y verdades a los participantes. Los ignorantes son muchos, y hacen mucho ruido. Lamentablemente. Como lo expresé en las redes, todo el apoyo para José Miguel Mulet.

David Osorio: ¿Qué es lo que más disfrutas de la vida?

Cristhian Meneses: Amar, dejar huellas, y aprender cada día. Tener la oportunidad de ayudar a otras vidas donando mi sangre y mi plasma y, claro, saber que al dejar mis órganos y tejidos cuando muera, otros podrán seguir disfrutando de las suyas. Eso sí es vida después de la muerte.

David Osorio: ¿Cuál es tu comida favorita?

Cristhian Meneses: Me encanta comer y me gusta cocinar. Voy a elegir… la mexicana, sí, esa es mi favorita, y también es de las que más me gusta preparar.

David Osorio: ¿Qué te gustaría hacer/conseguir antes de morir?

Cristhian Meneses: Me gustaría crear una fundación (o varias) donde se ayude a muchas personas a obtener una buena educación, herramientas artísticas y de conocimiento que los ayuden a mejorar y a contribuir con el progreso de la humanidad. Fundaciones que se preocupen por ayudar, para que las mejoras se extiendan y se reproduzcan, no para poner una cortina y hacer quedar bien a su doctrina.

David Osorio: ¿Frase que le quieras dejar a los lectores?

Cristhian Meneses: La realidad y la verdad no son sistemas democráticos. A la realidad no le interesa lo que usted opine o crea, y la verdad sigue siendo verdad, le guste o no.

David Osorio: ¡Muchas gracias por tu tiempo!

Cristhian Meneses: Con gusto. Gracias por tu tiempo y por abrirme esta ventana.

Si quieren contactar a Cristhian para organizar una conferencia o debate, proponer una actividad académica, ya sea de pensamiento crítico o de temas del libro Notas rebeldes para un mundo sumiso, pueden hacerlo en Facebook o Twitter.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Nota: sólo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.