viernes, 4 de junio de 2010

Córdoba

Hasta el día de hoy, pensaba que la única relación entre la palabra "Córdoba" y el terrorismo era la senadora colombiana Piedad Córdoba, apologista del grupo terrorista FARC.

Pero resulta que no es la única relación. También está la Iniciativa Córdoba.



¿Y eso qué es?

Es una iniciativa que según su propia página web,
tiene como objetivo lograr un punto de inflexión en las relaciones entre musulmanes y Occidente en la próxima década, trayendo de vuelta la atmósfera de tolerancia entre religiones y el respeto que hemos anhelado, como los Musulmanes, Cristianos y Judíos convivieron en armonía y prosperidad hace ochocientos años.

Haciendo cuentas eso sería alrededor del año 1210. Y ¿cómo era la "convivencia" entonces?

Pues resulta que acababa de terminar la IV Cruzada y empezaba la V Cruzada, momento en que los mahometanos tenían el control de Jerusalén.

Y ¿por qué se llama Córdoba?

Seguro que no tiene nada que ver con la senadora colombiana del turbante (comentario al márgen: lo 'adecuado' según esta superstición medieval sería que ella usara burka).

Pues no, no es por eso. Es porque tras la invasión árabe a la Península Ibérica, el primer bastión de su... civilización, -tras 40 años de 'conquista'- fue el Emirato de Córdoba que después pasó a ser el Califato de Córdoba, con capital en, como no, Córdoba.

Por el velo multicultural de la Iniciativa Córdoba, podríamos pensar que el nombre es sólo un accidente, un error de 'buena fe' que no invita a evocar los regímenes árabes, que no es un nombre provocativo a los países de Occidente. Pero bajo ese supuesto, se han accidentado más veces... muchas más veces.

¿Qué otra información hay sobre la Iniciativa Córdoba?

Su principal proyecto es el Proyecto Índice de Sharía que tiene el propósito de medir qué tanto sigue un país los principios del Islam. La iniciativa se llevó a cabo con la ayuda de Gallup en 44 países de mayoría musulmana.

La cabeza de la Iniciativa Córdoba es el imán -una especie de sacerdote islámico- Feisal Abdul Rauf quien ha escrito cinco libros, uno de ellos intitulado "Islam: Una ley sagrada". Así, desde el mismísimo título se establece un paradigma completamente contrario al escepticismo que Albert Einstein resumía muy bien en una frase:

El respeto irreflexivo por cualquier autoridad es el mejor enemigo de la verdad.

En cambio es un llamado, una orden (pues es dicho por una autoridad mahometana), un imperativo a obedecer incuestionablemente. Un doble llamado a la docilidad: frente a la ley y frente a lo sagrado.

Pero eso no es todo.

En entrevista con The National, Abdul Rauf comentó sobre el Proyecto Índice de Sharía y reveló que también les gustaría indizar a los países no islámicos, lo que sería la parte más difícil.

La parte más fácil fue la de determinar los principios del Islam.

En la jurisprudencia islámica clásica, el gobernante debe ser alguien "sabio y que defienda la Sharía", explicó.

"Los primeros estudiosos debaten un tercer punto: si el gobernante debe ser piadoso.

Y la respuesta es no. Mientras el gobernante se comprometa a defender la Sharía, la piedad no debe ser un obstáculo para reinar sobre la gente".

Y, según el mismo artículo, los pilares de la Sharía se resumen en:
1°) La protección y promoción de la vida.
2°) La protección de la religión.

Y por religión entiende los tres grandes 'mafiateísmos': Judaísmo, Cristianismo e Islam. Cienciólogos y budistas, gracias por participar, hasta luego.

La protección de cualquier superstición y charlatanería entra en conflicto con lo único sagrado: la Libertad de Expresión.

3°) La protección del honor y la dignidad.
4°) La protección del linaje.

¡¡Razón para castigar, incluso con la pena de muerte, el adulterio!!

5°) Protección de la mente.

(?) Razón por la que la mayoría de los musulmanes no bebe.


Este imán también tiene lazos con el Consejo de Relaciones EEUU-Islamicas (CAIR por sus siglas en inglés), quienes en más de una ocasión han sido acusados de defender el terrorismo de Hamás, una de esas acusaciones incluso fue hecha en la Cámara de Representantes de los EEUU.

Pero no sólo sus lazos hacen que su reputación sea dudosa. Abdul Rauf también es conocido por su posición de culpar a Occidente por la Jihad o Guerra Santa.

A él le parece insuficiente o poco trascendente el hecho de que existan Suras del Corán que se expresen en estos términos:
Cuando te encuentres con tus enemigos politeístas, invítalos a tres cursos de acción. Si responden a cualquiera de estos, también acéptalo tú y abstente de hacerles ningún daño. Invítalos a (aceptar) el Islam, y si te responden, acéptalo y desiste de luchar contra ellos... Si se niegan a aceptar el Islam, exígeles la Yizia. Si aceptan pagar, acéptalo y contén tus manos. Si se niegan a pagar el impuesto, busca la ayuda de Alá y lucha contra ellos.

The Sydney Morning Herald relata
que durante la visita a Australia, el imán declaró que había
un suministro infinito de furiosos jóvenes Musulmanes rebeldes dispuestos a morir por su causa y no había señal de que los ataques fueran a terminar a menos que hubiera un cambio fundamental en el mundo.

Jeje, religioso el nené. Para él, una guerra sólo tiene un final unilateral. Él no concibe el hecho de que si los chalados suicidas-bomba dejaran su fanatismo y de imponer su medieval superstición con todos los medios de lucha, la guerra acabaría.

Es lo que llamaríamos un proxeneta multicultural: es de ese tipo de personas que creen que el 'malvado' Occidente tiene la culpa y la responsabilidad por que unos idiotas útiles cabeza de chorlito detonen bombas en Madrid y Londres; amenacen de muerte a Salman Rushdie, Geert Wilders, Ayaan Hirsi Ali, los caricaturistas de South Park, los caricaturistas del Jyllands-Posten y concreten estas amenazas, como en el caso de Theo Van Gogh.

Pero no estoy mencionando las imposturas del líder mahometano, ni su dichosa Iniciativa como por llenar blog. No. Lo hago porque el último de sus despropósitos pone el dedo en la llaga. Se trata de algo tan provocador como de mal gusto. Es la Cordoba House (Casa Córdoba) en New York, a sólo dos cuadras de la Zona Cero (en donde se encontraban las Torres Gemelas).

¿Y qué es la Cordoba House o Casa Córdoba -otra vez con el nombre de la conquista andaluza-?

Será una mezquita y Centro Comunitario Islámico que según lo que dice su página web,
proporcionará un lugar donde los individuos, independientemente de sus extractos, encontrarán un centro de aprendizaje, de arte y de cultura; y lo más importante, un centro guiado por los valores islámicos en su forma más verdadera - la compasión, la generosidad y el respeto de todos.

Si alguien no ha oído el sonido generado por esa bofetada en la cara de la comunidad estadounidense, a lo mejor lo que sigue afine sus oídos:

Resulta que el financiamiento del proyecto tiene una oscura proveniencia:

Todo lo que se ha divulgado públicamente es que el apoyo proviene de fuentes no identificadas en Arabia Saudita y en Malasia, gobernada por musulmanes. Se informa que Rauf dice que pagó -en efectivo- US $4,85 millones dólares por la propiedad.

Como para poner la cereza encima del pastel, ¿qué fecha creen que se eligió para inaugurar la obra?

Pat Condell asegura que la mezquita será inaugurada el 11 de Septiembre del próximo año, el mismísimo día en que se cumplan diez años del atentado 11S.

Y yo que pensaba que sabía provocar...

miércoles, 2 de junio de 2010

Retazos de Lógica: Argumentum Ad Logicam

El Argumentum Ad Logicam, es la falacia de la falacia.

Es un sofisma que consiste en asumir que si una premisa es falaz, su conclusión necesariamente es falsa.

De hecho, en muchas ocasiones a pesar de que una premisa sea falaz, su conclusión puede llegar a ser, fortuitamente, acertada.

El mejor ejemplo para ilustrar este tipo de falacia lo da Wikipedia:


"Los objetos caen porque hay ángeles que los empujan hacia abajo".

La afirmación "Los objetos caen", es cierta, aunque no existe un argumento válido para aceptar la premisa de la existencia de los ángeles y tampoco de que éstos empujen los objetos.