sábado, 16 de septiembre de 2017

Ateos recaudan fondos para víctimas de huracán Irma



Entre agosto 30 y septiembre 13, el Atlántico Norte sufrió los devastadores efectos del huracán Irma, el más intenso observado en la zona en los últimos 10 años.

Unas semanas antes, el huracán Harvey afectó varias islas del Caribe, países de Centroamérica y tuvo un impacto devastador en Texas — como se ha hecho otras ocasiones, los ateos de la zona se organizaron para ayudar a los esfuerzos de recuperación.

Ahora, la Foundation Beyond Belief también está recaudando fondos para colaborar con las víctimas del huracán Irma:

viernes, 15 de septiembre de 2017

Celibato es factor determinante de pederastia católica



Durante los últimos cinco años, los exsacerdotes australianos Des Cahill y Peter Wilkinson revisaron la literatura especializada relacionada con la pederastia al interior de la Iglesia Católica.

El resultado de su investigación es un reporte de casi 400 páginas publicado por el Centro para la Investigación Global de la RMIT University de Australia.

Entre sus múltiples hallazgos se encuentra que las políticas de la Iglesia Católica sobre el celibato obligatorio son un factor determinante en que los sacerdotes terminen violando niños — otros factores son la homofobia y el machismo institucionales:

sábado, 9 de septiembre de 2017

Ateos de Texas ayudan tras huracán Harvey



Desde agosto 17 hasta septiembre 2 tuvo lugar el huracán Harvey, la primera tormenta en 12 años en entrar a tierra firme en EEUU, dejando a su paso 71 muertos — aunque el huracán también afectó a los países de Centroamérica y el Caribe, EEUU fue el más afectado —70 muertos en el país del norte; y uno en Guyana— y Texas llevó todas las de perder.

Como ha ocurrido en otras ocasiones, los ateos de la zona se han puesto la 10 y están liderando varios esfuerzos de recuperación en la zona:

viernes, 8 de septiembre de 2017

Y el papa Francisco llegó a Colombia



Tal como nos habían amenazado, el papa Francisco llegó a Colombia.

Realmente no sé qué más pueda decir que no haya dicho antes: la visita es una vulgar violación al laicismo porque no es una visita de Estado —y quien diga lo contrario miente deliberadamente o es irredimiblemente ingenuo—, hay que ser muy crédulo para no darse cuenta que Francisco es igual de cavernario a sus antecesores, la idea de que hay que sacrificar un poco de laicismo por la paz es una grosera falsa equivalencia, los medios siguen haciendo un cubrimiento absolutamente mediocre y hagiográfico del Papa —lo que contribuye a su buena imagen—, y siguen manchando el ejercicio del periodismo con notas supersticiosas hasta la médula.

sábado, 2 de septiembre de 2017

Alternativas a golpear nazis



Aparentemente, este año hemos borrado casi 200 años de civilización, con la renuncia a los valores democráticos bajo las más variopintas excusas, todas igual de endebles y absurdas. El síntoma más revelador de este estado de cosas es el incremento de la aceptación social del chovinismo, y cómo se han vuelto aceptables cosas que antes habrían sido impensables. Por ejemplo, la idea de que las personas sólo tienen derecho a las garantías democráticas si sus opiniones son (políticamente) correctas.

El tema de este año ha sido el de golpear nazis, desde que algún anónimo le metió un puñetazo al supremacista blanco Richard Spencer. (Sí, ya sé que hay diferencias entre neonazis, supremacistas blancos, separatistas blancos, y demás escorias similares, pero para efectos de esta página, esas son distinciones sin diferencia, y por eso trato los términos de manera indistinta).

Algunos incluso han abrazado la impostura posmoderna de que las palabras son violencia (no lo son) y con una interpretación amañada de la paradoja de la tolerancia han llegado a la conclusión de que se puede golpear a las personas por sus opiniones.

Aquí empieza una pendiente resbaladiza porque, irónicamente, quienes creen que es legítimo golpear a alguien por sus opiniones nazis, con alarmante frecuencia asumen que quienes no compartimos esa postura, necesariamente seríamos nazis. Y como creen que es legítimo golpear nazis, van por ahí golpeando a todas las personas que les parezcan nazis o discrepen con ellos sobre golpear nazis. Prácticamente, discrepar de ellos sería ser nazi (!), y por ahí todos terminaremos con un ojo morado cuando menos.

Lo peor de todo es que estos supuestos declarados enemigos del fascismo no consiguen entender que recurrir a la violencia como acto reflejo es una admisión tácita de que no pueden ganarles en el plano de las ideas, que, después de todo, no tienen la superioridad moral con la que inflan el pecho para arrogarse el derecho a ir golpeando gente a diestra y siniestra; que han rebajado su postura al nivel de eso mismo que pretenden derrotar. Y es un espectáculo lamentable de observar, en especial porque sí existen alternativas a golpear nazis. Pero si no puedes ganarles en el plano de las ideas (y es casi seguro que no puedes ganarles por los medios violentos, porque eso es lo que ellos quieren, lo que pretenden conseguir y para lo que se han venido preparando) ciertamente no estás en condiciones de imaginar ni una sola alternativa democrática y legítima para lidiar con supremacistas blancos.

Así que aquí hay una lista con una cuantas sugerencias — para que esos minicerebros de alcornoque no se sobrecalienten de sólo pensar que hay alternativas a la violencia y que esta sólo debe ser el último recurso (y preferiblemente con un sistema efectivo de rendición de cuentas). Sin más preámbulo, las alternativas a golpear nazis: