miércoles, 15 de diciembre de 2010

Papá Noel vs. dios

Al empezar a leer que el Arzobispo argentino Fabriciano Sigampa quiere que los niños dejen de creer en Papá Noel, me alegré.

Sin embargo, creo que me emocioné antes de tiempo, pues debí haber sabido por dónde iba el agua al molino.

Por supuesto, que dios no es el único amigo imaginario que me cae mal. Papá Noel también. Tienen sus parecidos, como por ejemplo la discriminación. Papá Noel prefiere a los niños ricos y siempre les da más y mejores regalos.

A su vez, dios tiene su escala de preferencias: saber cuáles son depende de sus creyentes y elegidos. Aquellos desagradecidos que nos descarrilamos y le jodimos el Plan Divino, haciendo uso de nuestro pecaminoso libre albedrío, seremos enviados por el amoroso dios a vivir y sufrir y quemarnos y ser torturados y ahogarnos y asfixiarnos y llorar y gritar a alguno de los siete círculos del Infierno administrado por su archienemigo, el diablo, quien curiosamente le hace el favor de castigarle a los rebeldes (?). Los hombres también son preferidos por encima de las mujeres. Y los curas pederastas por encima de los niños, quienes no hacen más que provocar.

Pero dios y Papá Noel también tienen sus diferencias. Papá Noel no promueve la irresponsabilidad, en cambio las doctrinas abrahánicas, sí: ¿que hiciste algo mal? Confiésate y tus pecados serán perdonados. ¿Que hiciste, tú, con tu propio sudor y por tu propio mérito, algo bien? Da gracias a dios. ¿Que le viste la planta del pie a una mujer? Puedes violarla y será su culpa por no taparse bien. ¿Que cometiste una nimiedad de delito como estrellar un avión contra un edificio? No te preocupes: no puedes ser juzgado, pues estás muy ocupado en el paraíso violando 72 vírgenes.

Además, en honor a la verdad, hay que recordar que la imposición cultural es injusta con Papá Noel a quien se recuerda una vez cada doce meses, mientras que a dios, en el mejor de los casos es una vez cada siete días.

Por si fuera poco, no existe ni siquiera la necesidad de Separación entre los Iglúes y el Estado, pues no existen grupos de presión para condenar a quienes no le rindan homenaje a Rodolfo, el Reno de la Nariz Roja.

Y tampoco ha existido la Inquisición por parte de los seguidores de la Familia Noel ni nos hemos enterado de que hayan arreglado matrimonios entre niñas impúberes y viejos (al mejor estilo Mahoma - Aisha), ni que se bautice a un recién nacido (momento en que se encuentra en total estado de indefensión para oponerse a ser etiquetado dentro de una sandez del tamaño de Texas a la cual nunca pidió ser adherido) ni hemos tenido noticias de que Papá Noel haya abusado de los duendes que le ayudan y mucho menos haya sistematizado el encubrimiento de un delito de esas proporciones.

Así que es básicamente por esas razones que encuentro ridículas las palabras de Sigampa que acompañan su deseo de que los niños dejen de creer en Papá Noel:
"Seguramente en los próximos días lloverán propagandas cuando se inaugure esa construcción de una casa donde habita un señor gordo vestido de rojo. Y por eso no debemos confundirnos, no debemos confundir la Navidad con eso", dijo en una homilía que publica el diario Clarín, el de mayor tirada de Argentina.

Además, se mostró partidario de que los niños "sepan que verdaderamente el regalo (que reciben) lo hacen los padres con esfuerzo y la ayuda de Jesús".

¿O sea que él prefiere que le agradezcan a un zombie judío cósmico que puede hacer que vivan eternamente si simbólicamente se comen su carne y telepáticamente le dicen que lo aceptan como maestro, ya que él puede eliminar una fuerza malvada de su alma que está presente en la humanidad porque una mujer-costilla fue convencida por una serpiente parlante para comer el fruto de un árbol mágico antes que en un viejito amable que les trae regalos en un trineo volador y que no los amenaza con el fuego eterno?

Pues ambos me caerán mal, pero elijo a Papá Noel como el mal menor. Sin embargo hay algo que comparto de lo que dice el Arzobispo:

"Las cosas están cambiando y los chicos tienen un concepto erróneo", se lamentó Sigampa al indicar que un niño le dijo que la Navidad es la llegada de Papá Noel, sin decir "nada acerca del niño Jesús".

Yo también considero que hay que enseñar a los niños acerca del amigo imaginario violador de palestinas. De no haber pasado eso, y como producto su niño Jesús, nos habríamos ahorrado las Cruzadas, la Inquisición, el antisemitismo, la intolerancia religiosa, el concubinato y contubernio entre Iglesia y Estados, y un largo etcétera que se resume prácticamente en el reinado de la superstición en Occidente.

Mantener a los niños en la ignorancia es condenarlos a que cometan los mismos errores.

5 comentarios:

  1. jajaja me he reído de las 72 vírgenes. Lo más lamentable es cuando aún la verdad está al frente de las personas y estas no quieran verlo. Creo que es más fácil para esas personas creer en el Dios Zeus (aunque ese ya pasó de moda) que saber que lo único malo viene directamente de nosotros mismos.

    Hasta yo quisiera creer en un ser divino; lo difícil es encontrarlo. Y esto lo digo seriamente.

    Acsen

    ResponderEliminar
  2. Jajaja, Acsen, ¿a qué pobre alma le dejarán ese trabajo?

    Prefiero morir así sin más, a tener una vida en el Más Allá en la que alguien se acuesta conmigo porque es su obligación y mi derecho.

    No sé si suene muy etnocentrista y francamente me tiene sin cuidado, pero prefiero tener relaciones consentidas con cuantas niñas (y por "niñas" me refiero a que hayan adquirido la edad legal para dar su consentimiento según el país en que me encuentre, pero en términos generales pongamos que de 18 años para arriba, o sea adultas) pueda sin que haya de por medio ninguna aberrante ideología de amigos imaginarios.

    =D

    ResponderEliminar
  3. Ah, ¿pero la Navidad no se celebraba por el cumpleaños de Isaac Newton? :)

    Saludoss.

    ResponderEliminar
  4. Alive, eso depende de qué calendario adoptes. En el juliano, sí sería el 25 de diciembre. Pero en el gregoriano, que es el que usamos, es el 4 de enero.

    ResponderEliminar
  5. Es cierto que aunque los supersticiosos no reparen en detalles, nosotros sí tenemos esa tendencia a la que no es recomendable renunciar por reforzar nuestro punto de vista.

    Eso, en mi humilde opinión.

    Un saludo a ambos,

    -D

    ResponderEliminar

Nota: sólo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.