sábado, 16 de abril de 2011

Revista Semana confunde oposición al islam con xenofobia


Estudio periodismo. Me paso gran parte del día entre comunicadores y periodistas. La mayoría de mis actividades tienen que ver, directa o indirectamente, con periodismo.

Por eso será comprensible que me moleste cuando los medios más consolidados del país reportan de maneras bárbaras, simplistas, reduccionistas, parcializadas y renuncian al más mínimo grado de objetividad.

Para la muestra, un botón.

Semana publicó La burka y el fantasma de la diferencia.

El artículo trata sobre la nueva ley francesa que prohíbe a las mujeres portar el velo islámico en lugares públicos abiertos para demostrar su pertenencia a una fascistoide religión que promueve e incita al maltrato y la degradación de las esas -y todas las demás- mujeres.

La nota en general está bien, pero entonces aparece un párrafo que echa todo lo demás al cubo de la basura:

Lo cierto es que los líderes de estos países europeos han descubierto que la oposición al Islam basada en el miedo da réditos políticos. Y esto es algo que la extrema derecha ha sabido aprovechar muy bien. Marine Le Pen, la nueva presidenta del Frente Nacional, aseguró recientemente que "un poco más de bla bla bla sobre el Islam y lo laico, y pronto llegaré al 25 por ciento en las encuestas". El hecho de que ya lo haya logrado demuestra que la población europea también está siguiendo esta tendencia.

Por supuesto, Le Pen y su padre son unos fascistas de corte nazi, pero eso no tiene que ver con el islam. Tiene que ver con racismo y xenofobia.

Lo del islam es otra cuestión. Es sobre el multiculturalismo, esa fanática doctrina que busca exacerbar los etnocentrismos de todas las culturas no-occidentales pero le niega ese privilegio a quienes nos da ese capricho occidental de que los derechos humanos son universales y se aplican a todos los seres humanos sin importar si nacen en Arabia Saudita, Francia, la Antártida, Marte o Irak.

En esta noticia de opinión -impostura periodística donde las haya- me sorprendí al no encontrar esa palabra tan de moda y políticamente correcta: islamofobia.

Por cierto, islam se escribe con inicial minúscula, al igual que "cristianismo". A no ser que la noticia esté escrita en inglés, que no es el caso.

2 comentarios:

  1. De acuerdo con el artículo. Lo de "islam" siempre pensé que era con mayúscula en español... se ve que he estado equivocado.

    Saludoss.

    ResponderEliminar

Nota: sólo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.