martes, 12 de abril de 2011

Se fragua la Inquisición Antiabortista


La Iglesia Católica y varios sectores ultraconservadores buscan hacerle el quite a la sentencia de la Corte Constitucional que permitió el aborto en tres circunstancias en Colombia:

Desde hace un mes varias iglesias donde se ofician misas o cultos, sacerdotes y pastores hacen un singular llamado a sus feligreses: piden de manera voluntaria que respalden con su firma un Acto Legislativo en contra del aborto. Detrás de esa trascendental iniciativa están los pesos pesados de la Iglesia católica a través de la Conferencia Episcopal y la Confederación Colombiana de Libertad Religiosa, Conciencia y Culto (CONFELIREC).

Todo nació en febrero pasado durante la Asamblea Plenaria del Episcopado, a la que asistieron jerarcas de otros credos y una decena de congresistas. Entre los invitados estaban desde luego los ocho parlamentarios cristianos (Mira, PIN, Liberal y La U) y algunos conservadores.

De allí surgió la idea de modificar el artículo 11 de la Constitución y además recoger firmas para promover un referendo que "frene los excesos de competencia de la Corte", argumentó el pastor Charles Schultz, exsenador de La U y fundador de CONFELIREC.

Básicamente la modificación que promoverán a partir del 20 de julio, cuando inicie la nueva legislatura en el Congreso, consiste en alterar el artículo 11 de la Constitución, que dice: "El derecho a la vida es inviolable. No habrá pena de muerte", agregándole la siguiente frase "El derecho a la vida es inviolable desde la fecundación hasta la muerte natural. No habrá pena de muerte".

Su ineptitud para comprender los más básicos derechos de las mujeres los hace los menos indicados para saber cuáles son las competencias de la Corte.

A diferencia de ellos, la Corte Constitucional representa a toda la población y defiende sus derechos, en vez de irlos recortando por el capricho de una fantasía medieval inspirada por un absurdo hippie que de haber existido probablemente habría sido asesinado por esos que hoy hablan en su nombre. Todo lo que sé es que Jesús no habría sido conservador.

Que ellos no aborten me parece horroroso. Ningún abominable ser humano que quiera condenar a las mujeres -incluidas algunas de ese colectivo- deberían tener hijos. Por otra parte, parafraseando a George Carlin, ¿se han fijado que la mayoría de mujeres que están en contra del aborto, son mujeres con las que, para empezar, uno no se querría acostar? Qué balance hay en la naturaleza.

Pero lo que me parece que raya en el colmo de vestigios de la Inquisición es querer imponerle a la mayoría sus nocivas creencias. La vida empieza antes de la fecundación pero no significa que siempre deba ser preservada. En mi cuerpo mueren células constantemente y cada vez que eyaculo, mueren millones de espermatozoides. Aún cuando hay embarazos, sólo UN espermatozoide consigue fecundar el óvulo mientras que los demás están condenados a morir en el intento.

Además: ¿"fecundación"? ¿en serio? ¿es que estamos hablando de polinización o algo así? ¿por qué no pueden ser como las personas normales y llamarle "concepción"?

4 comentarios:

  1. Si bien el aborto debe ser una opción, la promoción de la sexualidad responsable es en mi opinión, la forma de atacar el problema.

    La legalización del aborto realmente no soluciona el problema de salud pública al que hace mención por ahí en otro post...

    ResponderEliminar
  2. Yo no digo que la solución sea la legalización del aborto.

    Eso forma parte de la solución a corto plazo y de los derechos básicos a que debe tener acceso toda mujer, pero debe venir de la mano con campañas que precisamente promuevan una sexualidad responsable.

    ResponderEliminar
  3. "¿se han fijado que la mayoría de mujeres que están en contra del aborto, son mujeres con las que, para empezar, uno no se querría acostar?"

    Qué grande George Carlin xD

    ResponderEliminar

Nota: sólo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.