viernes, 27 de mayo de 2011

Creo que los científicos se equivocaron esta vez

Se acaba de regar como una bola de nieve que un nuevo estudio sugiere que los hombres que sonríen mucho atraen menos a las mujeres:

Un nuevo estudio llevado a cabo por la Universidad de British Columbia, en Canadá, evidenció que las mujeres consideran a los hombres felices menos atractivos sexualmente que los que tienen expresiones que muestran orgullo o sugieren que han hecho algo mal.

No me lo creo. ¿Por qué? Por una razón muy sencilla:

Durante la investigación, publicada por la Asociación Psicológica Estadounidense, se mostraron imágenes del sexo opuesto tanto a hombres como a mujeres.

A los participantes se les preguntó sobre sus reacciones iniciales respecto del atractivo sexual a partir de las expresiones que vieron.

Ahí está. El estudio se llevó a cabo teniendo en cuenta la reacción frente a imágenes.


Por supuesto, la mente femenina no actúa igual frente a una imagen que frente a una persona. En las imágenes tienen la certeza de estar frente a una pantalla y a que hay distancia entre el hombre y ellas.

Puede ser que en ese caso se sientan seguras y les resulten más atractivos los chicos malos. Despojándolos de todo peligro potencial que puedan representar para ellas, por supuesto que siempre preferirán a los malos. Hay ocasiones en las que lo hacen y es normal... hasta cierto punto. Una cosa es que se enamoren de Tyler Durden de El Club de la Pelea y otra muy distinta es que estén dispuestas a salir con un tipo así en la vida real.

Los científicos detrás del estudio parecen estar pasando por alto que una cosa es el atractivo que se pueda generar desde la comodidad de una zona de confort y otra muy distinta el que se puede sentir al conocer a las personas de carne y hueso en vivo y en directo.

Como hombres, probablemente al acercarnos a una mujer, resultemos más grandes y fuertes que ella, por lo que ella se puede sentir intimidada, nerviosa e indefensa.

En estos casos, una sonrisa podría ayudar a relajar el ambiente y relajar la tensión. No sé, pero seguramente una interacción con ella tenga más posibilidades de ser exitosa si ella no se encuentra bajo unas condiciones emocionales que le impiden o dificultan desarrollar lazos de confianza y concentrarse en lo que realmente es importante: poder conocerse y determinar qué tanto congenian.

2 comentarios:

  1. no te preocupes, de un estudio aislado puede surgir cualquie cosa ... ¡hasta que los condones no son buenos para "contener el sida"!

    ResponderEliminar
  2. Tienes razón. Espero que no me toque quedarme con las ganas de que hagan un estudio con interacciones reales a ver cómo le va a la sonrisa.

    Un saludo,

    -D

    ResponderEliminar

Nota: sólo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.